Hola a Todos. ¡Bienvenidos!


Para mí ha sido frecuente oír a las personas hablar del fin del mundo, incluso entre personas que no son fanáticas religiosas. Se les escucha preocupados o martirizándose pensando si está cerca o no.

Algunas citan a Nostradamus otras al Profeta Daniel, otros a fuentes distintas que los convence de su proximidad.

Personalmente no me preocupa este tema, pero sí del fin de mi mundo. Sé que no soy inmortal. Todos morimos. Por eso debo preocuparme del fin de mi mundo, de cuando yo muera, de cuando llegue mi momento.

En ese instante seré juzgado. Y ya sé cuales son algunas de las preguntas que Dios me hará en ese momento.

Cuando éramos niños y asistíamos a la escuela la maestra nos avisaba la fecha del examen y teníamos que estudiarnos todo. Pero cuando morimos y Dios nos juzgue ya sabemos de antemano que se nos va a preguntar. Puede parecer increíble pero eso se sabe, y se sabe porque aparece en la Biblia.

Dios nos preguntará si cumplimos los mandamientos, si cuando lo vimos sediento le dimos de beber, si cuando estuvo hambriento le dimos de comer, si lo fuimos a visitar cuando estuvo preso y si cuando estuvo enfermo lo fuimos a ver. Porque al hacer estas cosas con cualquier persona lo estamos haciendo con Jesucristo.



¿Para que preocuparnos por los rumores de que un planeta gigante va a estrellarse contra nuestro planeta, o de que el sol va a crecer tanto que se tragará la Tierra en 5 millones de años o de cualquier otra teoría?

Debemos preocuparnos por nuestro fin, de que cuando nos toque el turno de irnos estemos preparados espiritualmente para ese momento. No sabemos el momento de nuestra muerte, por eso debemos estar preparados en todo momento.

Hermano mío cumple con los mandamientos. No busques excusas.

Que Dios nos encuentre preparados, sin reproches. Llevemos una vida Santa y Santa será nuestra muerte.

Chao, los quiero mucho.